EL PUEBLO PRESIDENTE COSECHA EL PROGRAMA HISTÓRICO DEL FSLN

Por: Xavier Díaz-Lacayo Ugarte

La Vigente Jefatura del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) presentó en 1969 su Programa Histórico al pueblo nicaragüense, con Postulados Fundamentales que guiarían las transformaciones sociales revolucionarias de Nicaragua –mismas que hoy gozamos– y que nos distinguen ante la polarización mundial; que continúa exponiendo un modelo de dominio explotador que escala desde las amenazas y sanciones, hacia el miedo y el terror.

El Programa Histórico del FSLN, conocido como la Herencia Programática de Sandino identificó cuál debía ser el camino revolucionario para convertir en realidad las reivindicaciones históricas negadas por ése sistema salvaje que le provocó miseria y pauperismo social –y de valores– a un pueblo que hasta entonces no participó. Nunca opinó.

En aquella estancada realidad –espiritual– social de Nicaragua, el liderazgo del FSLN dio a conocer las bases ideológicas para transformar la Gobernabilidad Popular en un modelo a favor de la calidad de vida y convivencia –de manera consecuente- con el Desarrollo Humano.

COMBATE POPULAR GUERRILLERO

Con lógica dialéctica, el combate fue el camino para alcanzar la paz a favor de los débiles, pero sin debilidad. Carlos, a quien le correspondió compartirlo, enfatizó: “(…) el inexorable rumbo de la historia universal demuestra que la victoria definitiva pertenece a los explotados y oprimidos (…) declaramos que nos tiene sin cuidado el plomo del enemigo y el veneno de los traidores (… ) serán derrotados por el fuego de los héroes y la sangre de los mártires (…)”. La ruptura de la inercia, del silencio, se forjó con el acero para conquistar el Equilibrio.

La posición ejemplar de nuestros combatientes históricos hoy mantiene el liderazgo moral para la defensa de nuestros espacios en las comunidades. En Nicaragua las calles son del Pueblo Presidente y las tenemos reservadas para la Convivencia en Paz y Estabilidad.

PODER POPULAR

Una legítima identidad popular empezó a forjar el FSLN con la organización inclusiva de sectores marginados y minorías hasta el triunfo revolucionario. Principalmente los pobres, las mujeres y los campesinos. También de obreros, periodistas, comerciantes, maestros, estudiantes y comunidades con inquietudes humanísticas, espirituales y religiosas.

Superando la guerra de intervención norteamericana y los fraudes electorales neoliberales, el Poder Popular Ciudadano reconquistó cívicamente el Gobierno para la reconciliación y la unidad. Transformó las políticas públicas hacia un balance en las relaciones de poder para la reivindicación y restitución de derechos –y prioridades– para las más afectados y vulnerables.

El Pueblo Presidente coordina gabinetes ciudadanos en salud, educación, producción, energía, comercio, turismo, inversión, niñez, juventud, tercera edad, cultura, deportes, alimentación, pensiones, género, emprendedurismo, orden público y seguridad de la soberanía, entre otros.

EJÉRCITO PATRIÓTICO POPULAR

La lucha del Ejército de Sandino define nuestro Patriotismo Popular AntiImperialista y Anti Injerencista –en defensa del suelo, el subsuelo y de sectores económicos y sociales sensibles- desde que éste derrotó y expulsó a los yankes de Nicaragua, resguardando la autodeterminación de un Estado en los asuntos internos de otro y el derecho internacional mismo.

Ésa es la base del formado Ejército Popular Sandinista con la conquista de la revolución y para defenderla de Estados Unidos; quien aún nos debe indemnización -material y moral- de los daños infringidos en una guerra cobarde financiada con su terrorismo y su narcotráfico.

Tras procesos de pacificación y profesionalización, el Ejército de Nicaragua es el principal garante -junto a la Policía Nacional– de los tipos de seguridad que disfrutamos para la vida y el bienestar de las personas ante desastres ambientales, conflictos comunitarios, guerras, inseguridad alimentaria, violencia política, amenazas a la salud –física y mental– y delitos que pueden afectar la dignidad de las personas y limitar oportunidades del desarrollo humano.

ABOLICIÓN DEL TRATADO CHAMORRO-BRYAN

Suscrito el 5 de agosto de 1914 en Washington –capital del Imperio– donde el gobierno –vendepatria- de Nicaragua concedía “(…) a perpetuidad al Gobierno de los Estados Unidos, libre en todo tiempo de toda tasa o cualquier otro impuesto público, los derechos exclusivos y propietarios, necesarios y convenientes para la construcción, operación y mantenimiento de un canal interoceánico por la vía del Río San Juan y el Gran Lago de Nicaragua o por cualquier ruta sobre el territorio de Nicaragua (…) cuando el Gobierno de los Estados Unidos notifique al Gobierno de Nicaragua su deseo o intención de construirlo”. En 1970, un año después de hacerse público El Programa Histórico del FSLN, el gobierno nicaragüense –de entonces– aprobó la abrogación del Tratado.

POLÍTICA EXTERIOR INDEPENDIENTE

Sandino refería “…el vínculo de nacionalidad me da derecho a asumir la responsabilidad de mis actos en las cuestiones de Nicaragua y por ende de la América Central y de todo el Continente de nuestra habla, sin importarme que los pesimistas y cobardes me den el título que en su calidad de eunucos más les acomode…mi ideal campea en un amplio horizonte de internacionalismo, en el derecho de ser libre y de exigir justicia, aunque para alcanzar ese estado sea necesario derramar la propia sangre y la ajena…”.

Como Pueblo Presidente, nos distinguimos ante el mundo por la definición ideológica de nuestros anhelos, por el romanticismo, determinación y valor para realizarlos; por la dignidad para disfrutarlos y por la valentía para defenderlos y conservarlos. Pensando siempre en el prójimo y en el porvenir. Respetamos los distintas Formas Pacíficas de Vivir.

Conservamos la enseñanza de Sandino contra el neocolonialismo mundial -incluyendo EEUU, UE y OTAN- que se autoproclama encima de los gobiernos y gobernantes de otros países, a riesgo de sancionarlos o destituirlos por cualquier medio, incluida la fuerza militar.

NO MÁS EXPLOTACIÓN NI MISERIA

El Modelo de Prioridades del Pueblo Presidente cuenta con un Balance Técnico-Ideológico para superar la pobreza; disminuyendo la injusticia y la desigualdad social, combinando políticas públicas de producción y comercio de bienes y servicios; bienestar y equidad social; inclusión , restitución e integración para las oportunidades; distribución justa –tanto de la riqueza como del ingreso-; promoción a inversiones nacionales y extranjeras; entre otros, construyendo un sistema socioeconómico creador de riquezas –diferente al capitalismo– con Comunicación Ciudadana y Democracia Directa Participativa.

PLAN ESPECIAL PARA LA COSTA ATLÁNTICA Y REGIÓN EN MÁXIMO ABANDONO

El Pueblo Presidente de la Costa Caribe como Zona Especial de Desarrollo Humano integra un plan de ordenamiento territorial basado en garantías de equidad social, con minucioso respeto a las tradiciones propias de sus múltiples orígenes afrodescendientes e indígenas.

Su aislamiento es asunto del pasado. Con una conexión terrestre de Primer Mundo con el Pacífico, el exponencial de Bienestar Socioeconómico actúa con el fomento a la Economía Rural y Urbana –que es sin precedentes en lo absoluto de su historia– con elevados índices de satisfacción mediante la participación ciudadana organizada en un Poder Popular Local que garantiza el acceso y calidad Administración Pública, así como, a la Impartición de Justicia

en igualdad de derechos y condiciones-; en una región fortalecida con capacidades técnicas y compromiso revolucionario representativo, con Armonización Entre Poderes del Estado.

TIERRA PARA LOS CAMPESINOS

El Pueblo Presidente posee instrumentos combinados de políticas públicas dirigidos a la construcción del nuevo modelo de desarrollo nacional y establece los principios y lineamientos específicos para las geografías del campo y el hogar de los campesinos, asegurándoles políticas redistributivas e incluyentes en un aumento cíclico de sus capacidades. El concepto de desarrollo humano –para el sector– se expresa en el incremento de las oportunidades y capacidades para todos los pobladores campesinos, garantizándoles propiedad y participación cooperativa, con el respeto efectivo de sus derechos y libertades.

Se procura y garantiza ése conjunto de posibilidades necesarias para el ejercicio efectivo para la realización de la familia campesina. Obligatoriedad del Modelo de Desarrollo Sandinista.

EMANCIPACIÓN DE LA MUJER

Fundamentado en los preceptos de la Constitución Política, nuestras Leyes y los Acuerdos Internacionales en materia de género y derechos humanos, el Pueblo Presidente implementa una Política de Género que orienta la adopción de medidas, mecanismos y acciones necesarias para fomentar la participación de la mujer en la construcción de una sociedad más justa y con desarrollo socioeconómico. Por ello, nos conservamos invirtiendo en áreas sensibles como educación, salud, vivienda, trabajo, seguridad, producción y créditos para las Mujeres.

UNIDAD POPULAR CENTROAMERICANA

La reciente interacción con autoridades políticas centroamericanas y con las financieras del BCIE plantean objetivos estratégicos que van más allá de la mera rentabilidad como fomento a la cooperación integral entre países del istmo hacia la salud pública; la seguridad energética; el desarrollo socio-económico regional y la procura del bienestar colectivo; la capacitación de recursos humanos altamente motivados; el rescate y promoción de raíces históricas y culturales; el desarrollo vial; la ejecución de proyectos portuarios, aeroportuarios y ferroviarios; la contención del crimen; y la verdadera independencia y autodeterminación.

HONESTIDAD ADMINISTRATIVA

El Pueblo Presidente la considera un Bien Común ya que el Orden Público requiere una situación de normal funcionamiento de los agentes económicos y sociales de la nación en las instituciones públicas y privadas. En nuestro País, la Auditoría Social donde el sistema de equilibrio administrativo advierte inmediatamente cualquier disfunción –intencionada o no- por la ineficiencia del manejo de los recursos. La honestidad administrativa es un valor de legitimidad en el ejercicio del poder político y el de consenso social, como respeto a la población.

REVOLUCIÓN EN LA CULTURA Y EN LA ENSEÑANZA

La humanidad da saltos tecnológicos que el Pueblo Presidente moldea gradualmente garantizando el acceso universal a la información adecuada para el desarrollo.

SOLIDARIDAD ENTRE LOS PUEBLOS

Nuestra Nación encabeza la voluntad política regional en la Unidad de Países del ALBA, organización actual con categoría de alianza internacional de ámbito regional, enfocada para los países de América Latina y el Caribe que pone énfasis en la lucha contra la pobreza y la exclusión social, con base en doctrinas de izquierda progresista. Es un proyecto alternativo de colaboración y complementación política, social y económica que se basa en la creación de mecanismos que aprovechen las ventajas cooperativas entre las diferentes naciones asociadas para compensar las asimetrías entre esos mismos países.

Esta dinámica que encabeza la jefatura del FSLN –en el Pueblo Presidente– rescata y reivindica las ideas que han animado las luchas propias y la de los pueblos de Latinoamérica y el Caribe, desde su nacimiento a la historia universal. También se distingue en su posición mundial a favor de los pueblos que luchan por su autodeterminación y soberanía.

RESPETO A LAS CREENCIAS RELIGIOSAS

Dios nos ofrece la libertad para definirnos sus hijos cuando así lo deseemos. En los Nuevos Tiempos somos Pueblo Presidente que opina, participa y confía en las Promesas del Espíritu Santo sobre nosotros. Creyentes que Jesucristo es El Señor.

Managua, 17 de marzo 2022